La belleza está en tu salud

Sólo la auténtica belleza es resultado de un estado de salud y equilibrio interno. Es la belleza que perdura sin más esfuerzo que el de las ganas de cuidarse y la alegría de vivir. Es la belleza fácil que además va acompañada de una agradable sensación de bienestar.

Jamás he tratado la estética en mi consulta.  Sin embargo desde hace ya unos años acuden más y más personas para verse y sentirse mejor en su cuerpo. Siempre les adelanto que no trabajo la estética sino la salud…y que la primera acaba siempre siendo el resultado de la segunda cuando la persona recupera su equilibrio interno.

Cómo?

La única manera que conozco es el camino del autoconocimiento. Y ahí entro yo. Como simple acompañante en ese maravilloso viaje de auto descubrimiento de ese hombre o mujer que desea retomar el control de su vida y su salud y volver a gustarse de nuevo.

En este camino recorremos hábitos, ideas, creencias, emociones, sentimientos, vivencias… toda una vida que nos ha llevado justo donde estamos ahora. Y detectamos aquello que es necesario cambiar.

Para ello preguntamos al cuerpo que sabe mucho más de nosotr@s mism@s que la mente racional.  Y hablan entonces nuestros órganos, nuestras células y nuestra energía en general.

Será la regulación energética, física, bioquímica y emocional la que irá permitiendo al ser recuperar su estado de equilibrio, por dentro y por fuera.

Cuando el organismo se encuentra en un estado óptimo de energía que le permite realizar correctamente todas sus funciones vitales, los órganos emuntorios se encargan de eliminar todo los residuos sobrantes y acumulados en los tejidos y el líquido intersticial. Entonces el cuerpo se deshincha y los órganos se desinflaman con la consiguiente pérdida de volumen corporal.

Las dietas milagrosas no existen y son peligrosas para la salud.

Para que esta regulación sea efectiva se con jugarán al unísono mi trabajo terapéutico y el trabajo personal del cliente en la autogestión de su salud. Por mi parte el acompañamiento con plantas, nutrición ortomolecular,  acupuntura, masaje, acompañamiento emocional y trasmisión de unos hábitos alimenticios adecuados y personalizados.

Por su parte aprender a escuchar y a confiar en las señales de su cuerpo para saber lo que es adecuado y/o necesario en cada momento.

Aprender  a escucharse y a cuidarse es una inversión de salud para toda la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s